DRIZORO colabora en la creación de un arrecife artificial en el Mar Rojo
DRIZORO, empresa fuertemente comprometida con el medioambiente, así como con el I+D+I, ha colaborado con la universidad de Viena en una interesante iniciativa experimental sobre la creación de arrecifes artificiales que ayuden a la recuperación de los ecosistemas marinos. La Universidad de Viena, como parte de su curso 2008 sobre la ecología de los arrecifes de coral, realizo una practica sobre el terreno de 2 semanas de duración en el Mar Rojo, concretamente en la localidad ribereña de Dahab en Egipto. El proyecto consistía en la construcción de un arrecife artificial submarino que fuera capaz de atraer y mantener fauna marina. Según el director del proyecto el Profesor Michael Stachowitsch de departamento de Biología Marina de la Universidad de Viena “Las latas de MAXPLUG® de DRIZORO que tan amablemente nos han proporcionado, han demostrado ser de gran ayuda en este proyecto”.

El arrecife artificial consiste en una serie anillos de hormigón corriente superpuestos. Se fabricaron un total de 5 anillos cada uno de menor tamaño que el anterior, que luego se apilan los unos sobre los otros con separadores que dejan un espacio regular entre los anillos. Para conectar los espaciadores a los anillos y los anillos entre sí se utilizó MAXPLUG®.

MAXPLUG® es un mortero de cemento hidráulico de fraguado inmediato que se emplea habitualmente para la obturación instantánea del agua procedente de grietas, fisuras y aberturas formadas en el hormigón y en otros soportes. Es ligeramente expansivo, comienza su fraguado a los pocos segundos y finaliza completamente después de 3 á 5 minutos según la temperatura ambiente. Una vez endurecido forma un cuerpo único con el soporte donde es aplicado. Su rápido fraguado, 3-5 minutos, puede controlarse, adelantar o retrasar usando agua templada o fría. Este fraguado puede llegar a ser instantáneo. Sus propiedades mecánicas lo hacen similar o superior al hormigón. Al no ser toxico, no contener cloruros y a su capacidad de rápido fraguado bajo el agua, el producto se adaptaba perfectamente a las condiciones y necesidades requeridas por el experimento. .

Todos los separadores y los tres primeros anillos, más pequeños, se adjuntaron los unos a los otros con MAXPLUG ® sobre la tierra firme. La parte inferior, elementos de mayor tamaño y peso, fueron transportados al agua por separado y se adhirieron bajo la superficie del mar también empleando MAXPLUG ® . Esta parte supuso mayores dificultades de coordinación de tiempos de fraguado con la temperatura del agua por lo que supuso un período más largo de ensayo y error.

El arrecife artificial fue construido con depresiones en la superficie exterior en el que se adjuntaron fragmentos de coral vivo. Según Michael Stachowitsch “Esperamos ser capaces de controlar la supervivencia y el crecimiento de los fragmentos de corales trasplantados en futuras visitas al Mar Rojo. Según esta misma fuente, el proyecto ha generado gran interés en el ámbito científico y universitario.

Mas noticias